Comprar impresora láser o de tinta en casa. La guía 2020

Tu impresora te ha dejado tirado o ha llegado el momento de comprar una nueva para casa. Realizas unos estiramientos previos y te preparas para lanzarte a la acción con ese estudio de mercado que precede a toda buena compra.

El mercado de las impresoras es más complejo que apostar por una marca de confianza. Una de tus primeras decisiones será decidir entre impresora láser o tinta para tu casa. Y matizamos tu hogar porque entendemos que, salvo que trabajes desde casa de forma intensiva con mucho papeleo tus necesidades serán casi más funcionales que de coste.

A lo largo de este reportaje vamos a ayudarte a tomar esa decisión o, al menos, a ver un poco más claras las diferencias entre una opción u otra. Un spoiler: si necesitas una respuesta rápida que pueda ayudarte a decidir entre láser e inyección de tinta lamentamos decirte que no la hay. Encontrarás productos que serán una buena compra y otros no tanto, pero siempre tomando como referencia tus necesidades del día a día.

¿Qué vamos a analizar? Nos detendremos en cada uno de los factores que los usuarios suelen tener en cuenta a la hora de escoger impresora. De este modo, si te ves reflejado en ellos te será mucho más fácil decidir. Estos factores son calidad de impresión, espacio que ocupa, velocidad y, no menos importante, el coste inicial y de mantenimiento. Vamos allá.

Cantidad de impresiones

Podríamos decir que, en principio, en función de tu paciencia podrás imprimir el mismo volumen mensual de páginas con tu impresora, sea del tipo que sea, pero puede que eso sea una verdad a medias.

En primer lugar, el consumo de los recambios de tinta y tóners es bastante diferente. Mientras con una impresora de chorro de tinta podrás imprimir cantidades de entre 200 y 1000 páginas con un recambio, en el mundo láser te moverás en cantidades de entre 1000 y 20000 copias. Adicionalmente, deberás tener en cuenta que los cartuchos tienen una vida útil que hace que se deterioren con el tiempo hasta llegar a ser inservibles por lo que más no es siempre mejor. Si apuestas por una impresora láser no tendrás que volver a preocuparte por cartuchos de tinta que se secan.

En segundo lugar, la vida útil de una impresora puede ser otro factor decisivo. Aunque no hay pruebas concluyentes a poco que indagues por la red encontrarás referencias a testimonios de usuarios que han visto como una impresora que funcionaba perfectamente un buen día mostró un error del que nunca más se puedo recuperar. Suena un poco a conspiración pero,  como este que escribe lo vivió, se lo cree un poco mas. Hoy muchos países prohiben la obsolescencia programada, que parece vinculada a un contador del número de impresiones o al uso de cartuchos compatibles.

Velocidad de impresión

No debería ser un factor muy decisivo a no ser que habitualmente imprimas documentos de más de 10 páginas en los que el tiempo de espera sea fundamental. He vivido momentos de especial tensión cuando a punto de tener que hacer una entrega se eternizaba la impresión de un documento de más de 20 páginas. Ahora bien, esto no es algo que ocurra cada día.

En la gama media, las impresoras de inyección de tinta suelen ser un poco más lentas. Con un rango de entre 4 y 15 páginas por minuto se queda un poco corto al lado de las 30 páginas que podrías imprimir con una impresora láser. Como la impresora láser está orientada para impresiones de mayor volumen normalmente no se habla de su tiempo de calentamiento, que puede ser de unos 20 segundos hasta que comienza la producción de la primera página.

Espacio en casa

El sitio del que disponemos en casa suele ser más limitado que en la oficina y, en función del uso que vayamos a darle a nuestro dispositivo puede ser un factor más o menos relevante.

De forma general las impresoras de inyección de tinta son más compactas al estar concebidas para el uso doméstico y tener unos requisitos técnicos menores. Cuando levantes la tapa verás que hay mucho espacio disponible en el interior.

Las impresoras láser son más aparatosas, necesitan espacio extra para albergar los tóners y otros fungibles y cuentan de forma habitual con un espacio adicional reservado para el almacenaje de papel. Aunque cada vez existen modelos más compactos, en cuestión de espacio ganan las de tinta por goleada.

Otro matiz no relacionado con el espacio pero sí con el lugar que ocupan en él es el diseño. Aunque es algo muy subjetivo, los diseños de impresora de cartucho son mucho más elegantes y se integran mejor con el espacio que las láser con su estética que nos recuerda más a un espacio de trabajo. Encontrarás impresoras de inyección prácticamente en acabados de todos los colores y formas más cuadradas o redondeadas que se adaptan mejor a tus preferencias estéticas.

Calidad de impresión

Ambos tipos de impresora son capaces de imprimir realmente bien si tienes el modelo adecuado. Como matiz diferencial podríamos señalar que sobre un papel estándar la inyección de tinta deja un acabado más apagado, como resultado de la relación entre tinta líquida y porosidad del papel mientras que la impresión láser tiene un acabado más vibrante, brillante, similar al papel estucado. Una gota de agua emborronará el papel en el caso de impresión de tinta y sólo te lo arrugará un poco con tóner.

Las imperfecciones son más notables en láser que en tinta. Para obtener niveles de calidad comparables tendrás que desembolsar mucho más dinero en láser que en inyección. Esto significa que si la calidad es clave para ti, te recomendaría chorro de tinta para tu casa.

La esencia está clara, pero hay 50 modelos de impresora y te preguntarás cómo puedes saber cuál imprime bien sin poder ver un ejemplo. Como las opiniones que encontrarás son subjetivas existe un valor numérico que permite diferenciarlas, la resolución. La resolución indica el tamaño mínimo de los puntos de tinta que deja cada una sobre el papel. Verás este valor representado como ppp (puntos por página) , que no se debe confundir con el ppp de puntos por pulgada en la fichas de referencia. Por ejemplo, la pantalla de un móvil de gama alta tendrá unos 300 ppp (pulgadas), que se ha establecido como el valor en el cual nuestro ojo no puede diferenciar puntos. Una impresora de gama baja puede tener una resolución de 6000 x 1500 ppp. Parece abismal, pero al especificar dos cifras se refieren a alto y ancho de la página, con lo que hablaríamos de unos 150 ppp reales.

Si la calidad de reproducción es importante en tu casa y en tu caso, tu impresora es de inyección de tinta.

Precio de la impresora

Nuestro bolsillo no entiende de impresión pero entiende de dolor. Y nuestro dinero tendrá un papel especial si nos decantamos por una opción u otra. De forma general, a igual calidad de impresión será más económica una impresora de cartuchos. Mientras puedes hacerte por unos 50 euros con una impresora barata a color de tinta, tendrías que subir a unos 100 para una láser monocromo y el doble para una láser en color.

Si el precio importa, tu impresora es de inyección. Si el precio importa, pero igualmente buscas una láser con buen precio tienes opciones.

Precio de tinta, tóner y consumibles

La tinta de impresora es el oro líquido del mundo moderno. Los fabricantes recomiendan el uso de cartuchos oficiales. Pero sabes que siempre podrás recurrir a los compaibles.

Hace años los cartuchos compatibles y rellenables ofrecían unos niveles de calidad de reproducción muy bajos: alteraban el color, emborronaban el papel, generaban pequeñas catástrofes. Hoy tienen un nivel de afinidad muy bueno, apenas apreciable en algunos casos y con un precio inmejorable. Entonces ¿no hay más que hablar? Aunque su uso no está prohibido parece que existe una estrecha relación entre el uso de cartuchos compatibles e impresoras que se averían para siempre.

Si acudimos a las tarifas oficiales, nos encontramos con un coste de entre 0,03 y 0,07 euros por página impresa con inyección de tinta y 0,02 y 0,06 en impresión láser. En la gama baja el coste por página impresa se aproxima mucho a los 0,06 euros en ambos casos.

Debes tener en cuenta que las impresoras láser pueden requerir la compra de elementos de mantenimiento adicionales como colectores y unidades fotoconductoras que subirán tu coste por página.

Una vez más, nuestra elección para casa en cuanto a costes: impresora de inyección de tinta.

Tabla comparativa de impresoras

Si hiciéramos un poco de estudio de mercado nos encontraríamos algo más próximo a esto:

 

Impresora de tinta Impresora láser
Volumen de impresión 100 pág/mes > 2000 pág/mes
Calidad de impresión buena buena
Velocidad de impresión 5 pág/minuto 20 pág/minuto
Mejor precio de impresora 100 euros 350 euros
Mejor precio de tinta/tóner 0,05 euros / página 0,06 euros / página
Opción impresionados

Nuestra opción ganadora para casa es, sin duda, la impresora de inyección de tinta.

¿Qué impresora para casa te recomendamos?

Aunque siempre hay preferencias, cualquier marca con experiencia te dará buen resultado y además dispondrás de una garantía de 24 meses que te permitirá estar tranquilo ante cualquier inconveniente.

Estás son algunas de las más vendidas en Amazon:

Sobre Eddy Waksman

Me formé como diseñador gráfico en la Escuela de Arte de Oviedo hace ya una década. Sesde entonces soy un apasionado de las cosas bien hechas, el papel, la tinta, y los sistemas de impresión. En realidad no me llamo Eddy y aunque desarrollo la mayor parte de mi trabajo en una Agencia de Marketing me apetecía mucho crear un blog como este.

Deja un comentario