Selección: las mejores impresoras de fotos para móvil

No sé si os pasará también a vosotros que cuando llega el verano y el buen tiempo todo me fascina y comienzo a sacar fotos como un loco. Muchas se quedarán en el carrete del móvil para siempre pero algunos momentos inolvidables quedarían mejor en la pared de mi habitación si tuviera una buena impresora de fotos móvil.

En los últimos tiempos el hecho de que sean estas impresoras de bolsillo baratas, especialmente respecto a su calidad de impresión, las está convirtiendo en un éxito de ventas. Así que, si tú también quieres hacerte con una para poder llevártela a todas partes, vamos a analizar las que más nos han gustado del catálogo de este año.

Antes de comenzar te presentamos a nuestros contendientes. Como puedes ver hay un hueco para las grandes marcas del mundo de la fotografía como Canon, Polaroid o Instax (Fujifilm), porque nadie sabe como ellas de color. Y por supuesto HP, que sabe bastante también de impresión. De hecho (spoiler) es una de las mejor valoradas de nuestro análisis.

La mejor del análisis: impresora para fotos Canon Zoemini PV-123

Impresora Canon Zoemini – Imagen: Canon

Tengo que confesar algo. Cuando empecé a preparar este artículo no esperaba mucho de una impresora de fotos que cabe en el bolsillo. Si normalmente a una de las que tenemos en casa o en la oficina ya le cuesta reproducir imágenes con fidelidad, en menor espacio y con un precio ajustado la previsión no era muy buena. Pues tengo que decir que me he visto gratamente sorprendido por las mini impresoras que os traigo hoy.

La Canon Zoemini PV-123, con un precio recomendado de 129,99 euros es un invento fantástico. Con sólo 160 gramos de peso (aproximadamente una tableta de chocolate) es la más ligera del análisis y también una de las más pequeñas. Si bien hay que decir el rango de dimensiones en que nos movemos en este tipo de impresoras es muy corto.

En su interior hay espacio para 10 hojas de papel fotográfico y para su batería interna, que tiene autonomía como para imprimir hasta 20 fotos de tu móvil. A priori no parece mucho, pero es más que de sobra para una tarde con amigos.

Vamos a lo importante: las fotos. El tamaño de las fotos impresas es de 5 x 7,6 cm, un poco más pequeño que una tarjeta de crédito (que en estándar mide 85,60 mm × 53,98 mm). Las fotos que revelábamos hace unos años oscilaban entre los 10 x 15 y los 13 x 18 cm. Prácticamente necesitarías cuatro copias para cubrir la misma superficie de un 10 x 15 cm. Si el tamaño de las fotos es importante para ti te diremos que es el tamaño habitual utilizado por este tipo de impresoras de fotos para móvil.

Las fotos salen con una resolución óptima. No es tan buena como la de las que revelamos en la tienda pero suficiente para que el acabado nos resulte agradable. Si comparamos la foto impresa con la de referencia en nuestro iPhone vemos que el equilibrio de contraste es bastante bueno y que la impresora no fuerza los contrastes ni los tonos generando manchurrones de color. Si te gusta “tocar” un poco las fotos antes de imprimir agradecerás que la impresora utilice tus preferencias y no las suyas. La tonalidad es buena también.

Ya tenemos nuestra Zoemini y ahora te preguntarás qué necesitas para empezar a imprimir. Pues bien, nos encontramos ante una impresora térmica. Es decir, no hay cartuchos de tinta. La imagen se transmite directamente sobre la superficie del papel fotográfico ZINK que podrás adquirir en paquetes de diferentes unidades, en un precio que oscila los 0,50 céntimos por foto. No está mal para tener la libertad de crear fotos en el aquí y ahora. Un punto fuerte de el papel ZINK es que es autoadhesivo con lo que podrás comenzar a crear tus collage muy rápido.

Disponible en colores negro, blanco y oro rosa, podrás elegir la que más se adapta a ti.

Nos quedamos con una muy buena sensación. Y como iremos viendo, esta Canon Zeomini es la mejor de esta comparativa. Póngame dos.

Calidad de bolsillo: Impresora fotográfica HP Sprocket 200

En nuestro análisis no podía faltar una impresora HP de fotos como la HP Sprocket 200. Con un acabado muy original que nos recuerda a un granito un poco “snob” es nuestra segunda clasificada de hoy.

Sobre las tablas sus especificaciones son muy similares a las de la Zoemini. Fotos apenas 1 mm más anchas, prácticamente el mismo peso y una promesa de 10 segundos menos de tiempo de impresión por foto. Un led vistoso en la parte frontal que podemos configurar en distintos colores (no demasiado relevante) y carga de batería USB.

Prueba práctica. Enviamos a imprimir la misma foto del móvil, sin ajustar color o contraste que con la Zoemini. Aguardamos unos segundos y vemos como empieza a salir la foto. Algo tienen estos dispositivos que mola mucho ver salir la foto impresa de ese dispositivo que prácticamente cabe en nuestra mano. A primera vista notamos algunas diferencias.

La primera es que la foto de la Sprocket es más vibrante gracias a colores más intensos. Es algo bueno si te gusta que las imágenes tengan mucha saturación pero no tan bueno si tu dispositivo ya las satura de partida o si esperas que los resultados sobre el papel sean más parecidos a los de la pantalla. La segunda es que el contraste se incrementa y aumenta un poco la exposición. Esto significa que las zonas más claras se vuelven más claras. Un cielo con su gama de colores claros se aproxima a una mancha blanca difícil de diferenciar.

Si sólo tuvieras en la mano la foto de la impresora HP no te llamaría demasiado la atención. La foto es correcta, buena. Pero cuando la comparamos con Canon se hace más visible esa diferencia.

La Sprocket se alimenta de papel fotográfico con la tecnología ZINK y no tendrás que preocuparte por comprar cartuchos de tinta. Gracias a la impresión térmica el papel de foto se encarga de todo.

En definitiva, una buena impresora, aunque quizá con un punto menos que la anterior por afinidad de color. Como ya he confesado más veces, vengo del mundo del diseño y eso me genera un poco de TOC en algunas cuestiones como el color, pero son apreciaciones personales y subjetivas. Puedes valorar las diferencias en este vídeo.

La opción multicolor: Mini impresora fotos Polaroid Mint

Impresora fotos Polaroid Mint – Imagen: Polaroid

Con una larga tradición en el mundo de la fotografía instantánea, esta Polaroid Mint es una de las súper ventas de la gama de impresión portátil. Nos encanta su gama de colores vivos, vibrantes. Marca y acabados la convierten en el regalo perfecto.

El tamaño de las fotos que imprime esta pequeña es el mismo que ya hemos visto de 5 x 7,6 cm. El papel fotográfico se carga deslizando una tapa en la parte inferior y a partir de ahí se enciende y comienza la magia.

Enviamos a imprimir nuestra foto y nos encontramos con un detalle Polaroid que no nos acaba de convencer. Y es que las fotos se imprimen boca abajo. ¿Por qué? Es decir, si no le das la vuelta a la impresora verás como el papel fotográfico va saliendo del dispositivo boca abajo. Personalmente disfruto más viendo como se aparece poco a poco ante mis ojos la imagen, pero seguro que hay un motivo tras esa decisión.

Esa percepción que teníamos con la HP Sprocket de alto contraste aquí se ve notablemente acentuada. Algunas parte de nuestro cielo aparecen casi quemados, sin gradación. El exceso de contraste genera la sensación de baja resolución.

Nos encanta Polaroid pero tiene dos rivales muy duros y siento decir que creo que elegiría antes una de las dos anteriores. No obstante, si estáis pensando en ella como regalo, será un acierto sin duda. Un Seat León no es un Ferrari, pero oye, es un Seat León.

Fujifilm Instax SP-2: la impresora de los amantes de las Polaroid

Impresora de fotos móvil – Fujifilm Instax SP-2 – Imagen: Instax

Lo sé, es de locos. Acabamos de hablar de una impresora de fotos Polaroid, pero resulta que ahora te contamos que esa impresora es en realidad una Fujifilm. El motivo es que esta impresora está pensando en los adictos al acabado de las imágenes Polaroid de toda la vida. Reservará un marco en cada foto que imprimamos al más puro estilo de las clásicas cámaras.

Es un detalle que está muy bien, especialmente a la hora de crear nuestros collages de fotos más nostágicos, pero teniendo en cuenta que el tamaño del papel fotográfico es de 6,2 x 4,6 cm un marco nos exigirá prácticamente tener la lupa cerca. El hecho de imprimir fotos tan pequeñas al lado de mi pantalla de móvil de 5″ es algo que me frustra un poco.

El revelado de las fotos que nos hace esta pequeña impresora (aunque no tan pequeña como sus rivales) es por exposición OLED de tres colores. Sin entrar en cuestiones técnicas complejas podemos decir que se percibe una diferencia en los acabados, que se acercan más a la impresión de una foto analógica de carrete. Las fotos sobre papel ZINK tienen un aspecto “más digital”.

La calidad de las imágenes, desde el punto de vista de un obseso del color, es más limitada. Se acentúan los contrastes generando empastes de zonas de luz y sombra y algunas desviaciones del espectro de color. ¿Eso es malo? Pues según lo que busques. Si te gusta la apariencia de las Polaroid de siempre su acabado con personalidad es muy bueno, pero si buscas fidelidad definitivamente esta no es tu impresora.

Algo que nos ha gustado es que jugando con esos marcos Fuji pone a tu disposición recambios de papel fotográfico con marcos de colores y motivos divertidos que seguro que te pueden ayudara a dar ese toque especial a las imágenes que salgan de ella.

Un nivel más: impresora de fotos portátil Canon Selphy CP1300

Impresora Fotos Portátil Canon Selphy CP1300 – Imagen: Canon

En el análisis de hoy nos centramos en la relación móvil – impresora. Dispositivos capaces de crear desde cualquier lugar fotos pequeñitas convirtiendo tu teléfono en una Polaroid de toda la vida. Pero, ¿qué ocurre cuando buscas una impresora portátil para fotos de mayores dimensiones y calidad? Pues que nos encontramos ante una gama de productos diferente aunque hoy queremos hacer una breve mención.

Te presentamos la Canon Selphy CP1300. Se trata de una impresora que puede imprimir fotos 10 x 15 cm (el tamaño de revelado estándar de laboratorio) pero también formatos más pequeños como una tarjeta de crédito (como en las de bolsillo). Con ella nos salimos de la gama de bolsillo, puesto que sus dimensiones son mayores y no dispone de batería integrada. La buena noticia es que podrás comprar una batería aparte que se acopla en la parte trasera de la impresora con una autonomía para más de 50 fotos. Además, a diferencia de la tecnología ZINK que utilizaban la HP Sprocket y la Canon Zoemini, necesitaremos comprar cartuchos de tinta de un formato especial. Estos se venden de forma conjunta con el papel fotográfico. Y aunque todo esto suena a “pasta”, el coste por impresión es más bajo que en las de bolsillo.

Esta impresora fotográfica Canon cuenta con una pantalla LCD de 3,2″ desde donde podrás configurar algunas opciones de impresión. El manejo desde impresora nos sitúa ya ante una gama diferente de producto.

El envío de fotos se realiza a través del WI-FI, cable o con la ranura para tarjetas SD que encontrará al bajar la tapa de la bandeja de salida.

La calidad de reproducción las fotos es magnífica. Quizá no llegue a nivel de laboratorio pero es un Usain Bolt contra el que escribe este artículo si comparamos esta impresora con las del bolsillo. Atina en las luces y en las sombras. La impresión de fotos con contrastes más delicados te dibujará una sonrisa en la cara. Su método de impresión es especial. Aplica una capa independiente para cada una de las tres tintas del cartucho. Verás como la foto comienza a salir de la bandeja en amarillo, vuelve hacia adentro, reaparece en cian y le aplica una nueva pasada con el magenta. Resultado impecable.

Lo mejor de todo su precio recomendado de 139,99 euros.

Veredicto y opción ganadora

Si buscas una impresora de fotos que cree buen equipo con tu móvil tienes buenas opciones disponibles tanto por precio como por calidad. En cuanto a calidad de impresión, nuestra opción favorita es la Canon Zoemini, seguida muy de cerca por la Hp Sprocket. Si buscas acabados más originales, tipo Polaroid, la Fujifilm Instax te aportará ese toque de instantánea que tantos adeptos tiene.

Pero si te importa un poco menos el espacio que necesites y buscas una impresora de fotos capaz de generar fotos de mayor tamaño y mejor calidad, tu opción es sin duda la Canon Selphy CP-1300. Una auténtica ganadora también en su rango de precio.

Sobre Eddy Waksman

Me formé como diseñador gráfico en la Escuela de Arte de Oviedo hace ya una década. Sesde entonces soy un apasionado de las cosas bien hechas, el papel, la tinta, y los sistemas de impresión. En realidad no me llamo Eddy y aunque desarrollo la mayor parte de mi trabajo en una Agencia de Marketing me apetecía mucho crear un blog como este.

Deja un comentario